BLOG

Adicción a las nuevas tecnologías

Las TICS, o tecnologías de la información y de la comunicación, se han convertido en herramientas indispensables de la sociedad actual. Gracias a ellas se ha permitido la globalización de la información, un mejor acceso y conectividad a los datos, el desarrollo de nuevos tipos de socialización, entre muchos otros beneficios. El uso de estas tecnologías en sí mismo, no provoca directamente una adicción a las mismas pero pueden convertirse en un problema cuando interfieren de manera considerable en nuestra vida.

La persona que sufre una adicción genera una dependencia psicológica y/o fisiológica hacia una sustancia, actividad o relación, que le otorga un placer intenso y poco duradero, el cual busca repetir impulsivamente a pesar de que con ello infiera en su vida de forma negativa. Entre otros problemas las adicciones conllevan la alteración de hábitos como son la alimentación y el sueño, un bajo rendimiento en los estudios y en el trabajo, problemas de salud, en el entorno familiar-social y en el ámbito afectivos.

Además de las conductas adictivas más conocidas (alcoholismo, tabaquismo, consumo de drogas o fármacos) existen otras como las que tienen que ver con las nuevas tecnologías (móvil, redes sociales, videojuegos, compras online, las apuestas y el juego online).

El uso compulsivo de internet ha crecido hasta el 21% entre los estudiantes de 14 a 18 años en el 2016 (ESTUDES). Esto supone un 4,6% más que en la anterior revisión de 2014. Por otro lado, se observa una mayor prevalencia entre las chicas (23,8%) que entre los chicos (18,3%).

En cuanto a las apuestas por internet, el 6,4% de los estudiantes de 14 a 18 años ha jugado alguna vez durante el año 2016 (9,8% en 2014), de los cuales un 10,2% eran chicos y 2,5% chicas.  También es importante decir que un 13,6% de los entrevistados había jugado dinero fuera de internet en los 12 meses anteriores a la encuesta (21,6% en el caso de los chicos y 5,4% en el de las chicas)

Algunos estudios, encuentran que existen ciertos factores de riesgo que hacen que las personas con esta serie de dificultades puedan ser más vulnerables a la hora de adquirir una conducta adictiva a las TICS:

  • Elevada impulsividad
  • Elevada tristeza, ansiedad o irritabilidad
  • Problemas para manejar estímulos desagradables (físicos y emocionales)
  • Tendencia a regular las emociones a través de la búsqueda de emociones intensas
  • Dificultades en las relaciones sociales
  • Baja autoestima
  • Problemas psicológicos previos (depresión, TDAH, fobia social)
  • Insatisfacción personal

A continuación te planteamos una serie de preguntas con las que evaluar si el uso que das a las TICS se puede estar convirtiendo en un problema:

  • ¿Piensas constantemente en conectarte?
  • ¿Crees que tu alimentación o rutina de sueño se está viendo afectada?
  • ¿Cuándo la conexión es lenta o falla te sientes muy irritado?
  • ¿Tus familiares o amigos se han quejado del tiempo que pasas utilizando las TICS?
  • ¿Pierdes la noción del tiempo?
  • ¿Alguna vez has sentido que has perdido el control en relación a su uso?
  • ¿Has tenido que mentir sobre el tiempo real que pasas utilizando alguna TIC?
  • ¿Sientes una emoción intensa o euforia al conectarte o anticipando ese momento?
  • ¿Has dejado de hacer cosas que te gustaban por estar conectado?

¿Qué podemos hacer para prevenir el desarrollo de una conducta adictiva asociada a las TIC?

  • Limitar el tiempo de consumo
  • Fomentar la relación con otras personas
  • Ampliar y potenciar otras aficiones
  • Aumentar las actividades deportivas y en grupo
  • Mejorar la comunicación y el apoyo con las personas cercanas

Si has intentado poner en marcha estas estrategias y tienes muchas dificultades o tienes dudas sobre cómo hacerlo no dudes en ponerte en contacto con nosotros y estaremos encantados en ayudarte.