BLOG

¡Conócete y acéptate!

Según los teóricos de la personalidad, la identidad de una persona se refiere a quién es, en qué se asemeja a los demás y a la vez, como se ve diferente del resto. Nuestra identidad está formada por un conjunto de rasgos individuales y colectivos como: actitudes, gustos, necesidades, orientaciones… etc; y esto es algo que cada cual construye de sí mismo.

Esta construcción constituye una necesidad irremediable en los seres humanos y en la definición que hacemos de nosotros mismos, implicamos tanto aspectos individuales como colectivos. Por ejemplo, puedes considerarte una persona inteligente y divertida, pero también perteneciente a grupos, ya sea como seguidor de Harry Potter o jugador de ajedrez. Para ello, creamos etiquetas para dar sentido a nuestros pensamientos y sentirnos identificados.

Es humano querer definirse y sentirse parte de algo, pero en ocasiones, al tratar de definirnos mediante etiquetas estereotipadas, binarias o bipolares, podemos caer en la reduccionista postura de limitar nuestras posibilidades a A o B, blanco o negro. De este modo, no nos permitiríamos ver la amplia gama cromática del arco iris. ¿Qué ocurre cuando no nos identificamos con hetero u homo?, ¿qué ocurre cuando no nos identificamos con hombre o mujer? Es posible que al no encajar en ninguna de esas categorías y por lo tanto sentir que no se pertenece a un grupo previamente establecido, acabemos sintiendo que “somos raros”, pudiendo generarnos insatisfacción y sus consecuentes sentimientos y emociones. Por suerte, este etiquetaje bipolar ha ido cambiando con el tiempo y dando paso progresivamente a nuevos conceptos, tales como “bisexual”, “intersexual”, “género fluido”, etc.

En ese proceso de definirnos y buscar quiénes somos, pueden surgir muchas inquietudes y tomas de decisiones, que podemos o no, querer compartir con los demás. Posibles tomas de decisiones pueden ser: “¿muestro o no mi sexualidad con los demás?”; “¿me comprenderán y aceptarán?”; “¿con quién quiero compartirlo?”; o “¿seré más feliz cuando sepa definirme?”. Ante cualquier toma de decisiones, podemos sentirnos ansiosos, pues toda decisión implica algún grado de incertidumbre ya que no podemos estar seguros de qué ocurrirá al tomarla. Por ello, puede ser útil realizar un balance decisional de beneficios y costes de cada una de las opciones, pensando también cuáles son las emociones que cada una de ellas nos podría generar.

Sabiendo que estas decisiones son libres y personales, te invitamos a reflexionar sobre algunas de las siguientes cuestiones:

– ¿Me siento tranquil@ frente a mi propia orientación sexual? ¿Y respecto a mi identidad de género?
– ¿Con quiénes me gustaría compartirlo y a quiénes no me interesa incluir?
– ¿Qué espero lograr aceptándome?
– ¿Cómo podrían reaccionar mis familiares, amig@s o compañer@s de trabajo?
– ¿Qué beneficios y qué riesgos me traería esta decisión?
– ¿En quiénes podría encontrar apoyo durante esta etapa?

En definitiva, para construir nuestra identidad de forma libre, y fomentando nuestro desarrollo personal, es necesaria la reflexión, de manera que nos hagamos preguntas como ¿Quién quiero ser? ¿Cómo quiero vivir mi vida? En lugar de incluirnos en una categoría, se trata de que disfrutemos conociéndonos y cuestionándonos, y de asumir la diversidad como parte de la vida. Al final de este proceso, llegaríamos a la aceptación de la propia identidad, encontrando congruencia entre lo que sentimos, decimos y hacemos.

Desde PsiCall UCM queremos estar presentes en tu vida y prestarte apoyo en todo lo que necesites, también en dificultades que puedan surgir derivadas de procesos como éste. Además, para encontrar recursos asociativos de la Universidad Complutense haz click aquí.

¡Conócete y acéptate!
Cuenta con PsiCall.

Abierta convocatoria: Beca de Formación Práctica Especializada

Abierta convocatoria para beca de Formación Práctica Especializada en PsiCall UCM

¿Te gustaría recibir formación especializada en el ámbito de la Psicología Clínica? ¿Estás interesado/a en especializarte en intervenciones a distancia, telemáticas y online? ¿Quieres optar a una beca de Formación Práctica Especializada en el Servicio de Atención Psicológica a Estudiantes de la UCM? ¡Ya está abierta la convocatoria para poder acceder a ella!

Si eres Licenciado o Graduado en Psicología, estás en posesión del Máster en Psicología General Sanitaria o estás habilitado para el ejercicio de la profesión, tienes formación de posgrado relacionada con el ámbito de la psicología clínica y/o de las emergencias,  y estás colegiado/a, puedes optar a la beca.

A través de esta beca adquirirás una gran especialización en el ámbito de la piscología telemática tanto en atención, evaluación, intervención, seguimiento y derivación de casos; así como en formación a estudiantes de Grado de Psicología y Máster. El objetivo de la convocatoria es establecer una lista de espera para los puestos de Supervisor en el Servicio, aunque se prevé que haya vacantes para el mes de junio.

​Puedes consultar las bases de la convocatoria en el siguiente enlace:

https://www.ucm.es/conv-20-2018-en-el-servicio-de-atencion-psicologica-a-estudiantes

El plazo de presentación de solicitudes finaliza el próximo 6 de abril.

 

¡Os esperamos!

PsiCall participa en AULA 2018

En el marco de la semana de la Educación PsiCall, junto con la Clínica Universitaria de Psicología, ha tenido la oportunidad de participar en Participar en AULA, el salón internacional del estudiante y la oferta educativa, de la mano de la Universidad Complutense de Madrid.

La Complutense es una universidad pública de calidad que apuesta por una formación integral y crítica del más alto nivel, pero también es consciente de las necesidades psicosociales de sus estudiantes y se preocupa por su bienestar. En este sentido queremos que sepáis que PsiCall, tiene objetivo asistencial centrado en ofrecer un servicio de atención psicológica inmediata de calidad que dé respuesta a las necesidades psicosociales de la comunidad universitaria para favorecer su bienestar.

PsiCall, además de ser un servicio de ayuda para aquellos estudiantes que lo necesiten, cuenta con un objetivo de investigación al servir como plataforma de proyectos de investigación relacionados con la asistencia psicológica inmediata a través de medios telemáticos, y un objetivo docente.

Nuestra participación en AULA nos ha permitido visibilizar e informar de nuestro objetivo docente. A través del mismo contribuimos a la formación práctica de los estudiantes de último curso de grado, del máster en psicología General Sanitaria, y de otros másteres. Desde el servicio se oferta el Diploma en Formación Práctica Especializada UCM en Atención Psicológica Telemática Inmediata consta de 250 horas, de las que 40 corresponden a un curso de formación teórica y 210 a la práctica asistencial realizada en el servicio. Además, dentro de este servicio existen becas de formación práctica especializada que ofrecen la posibilidad de adquirir y desarrollar una serie de competencias y habilidades, tanto generales como específicas, que complementan la preparación teórica de los beneficiarios en un contexto práctico y real.

Durante las jornadas de participación en AULA pudimos atender todas aquellas dudas que estudiantes, orientadores y familias nos plantearon a cerca de nuestro servicio. Pudimos  regalarles unos pequeños obsequios de Psicall y de la Universidad Complutense de Madrid. Así mismo, planteamos un juego de un laberinto en el que se trabajaron las habilidades de afrontamiento ante problemas cotidianos que los estudiantes se pueden encontrar.

Tuvimos la suerte de poder orientar a aquellas personas buscaban estudiar en el ámbito de la psicología, así como jóvenes interesados en ser estudiantes UCM y  conocer los servicios psicológicos a los que podrían acceder si decidían ser alumnos de nuestra universidad.

Nos sentimos muy afortunados de haber podido estar con todos vosotros y os esperamos durante vuestra aventura en la universidad.

¿Cómo puedo ofrecer mi ayuda a los demás?

Cuando una persona siente malestar psicológico nos podemos encontrar ante una situación que, en muchas ocasiones, nos puede ser difícil de identificar y manejar, lo que puede provocarnos frustración y confusión. En ocasiones podemos intuir que a alguien le pasa algo porque percibimos cambios en su comportamiento. Por ejemplo, la disminución del interés por realizar determinadas actividades, las excusas, la irritabilidad, los cambios en el humor, el retraimiento o la evitación de algunas situaciones, entre otros, pueden ser indicios de que alguien pueda estar atravesando una situación adversa. También podemos encontrarnos con la posibilidad de que alguien nos confiese que no se encuentra bien psicológicamente de forma directa. ¿Qué podemos hacer ante esta situación?

Conviene saber cómo actuar para prestar la ayuda adecuada y evitar actitudes o intentos de solución fallidos que contribuyan a intensificar y perpetuar el problema. Desde PsiCall, queremos ayudaros y ofreceros algunas directrices generales, que van desde las acciones más básicas hasta las encaminadas a buscar recursos profesionales externos en caso necesario.

INFORMARTE

Lo primero es saber qué ocurre. La información nos ayuda a comprender mejor el problema, dotándolo de significado y facilitando la toma de decisiones. Presuponer o interpretar sin la información de la otra persona puede crearnos ideas erróneas que nos impidan comprender a la otra persona. ¿Cómo nos informamos? Para conocer qué le ocurre al otro lo primero que debemos hacer es preguntarle directamente. Muchas veces obviamos este paso porque pensamos que la otra persona puede sentirse incómoda o invadida, pero en realidad lo más probable es que le alegre saber que nos interesamos por su estado. Romper esa barrera es el primer paso para brindar apoyo. Escucha a la persona e intenta comprender lo que está pasando. Exteriorizar las cosas que nos provocan malestar puede ser una tarea compleja por ello es necesario respetar el espacio y tiempo de la persona. Es posible que tras un primer acercamiento no quiera contarnos lo que le ocurre o muestre una actitud cerrada, en ese caso, debemos ser cautelosos con nuestras palabras para evitar una reacción defensiva, pero sí transmitir nuestra disposición de ayuda y apoyo para que pueda contar con nosotros si así lo desea. Algo que también puede ayudarnos a conocer lo que está pasando es consultar documentos especializados de carácter divulgativo. Tal vez nos ayude a comprender mejor la situación pero debes asegurarte de que los textos son de fuentes de información  bien contrastadas. Tener una idea clara de lo que está sucediendo nos ayuda a generar expectativas realistas de solución basándonos en la información que tenemos.

MUESTRA EMPATÍA

La empatía se refiere a la capacidad de ponerse en el lugar de la otra persona, de comprender lo que le ocurre desde su propio punto de vista. Para poner en práctica esta habilidad es importante emitir frases que transmitan entendimiento, comprensión, y disponibilidad como por ejemplo “Entiendo que todo esto tiene que estar siendo muy difícil para ti”  “Estoy aquí para ayudarte” “¿Qué puedo hacer por ti?” Tal vez una situación no nos afecte tanto a nosotros como a la otra persona, o viceversa. Es necesario que tengas en cuenta que las personas somos distintas entre nosotras, y ante una misma situación, podemos interpretar las cosas de diferentes maneras, lo que provoca en nosotros emociones diferentes, por ello es importante no minimizar su problema y evitar comentarios irónicos. Además, es necesario no atribuir la responsabilidad de la situación a la persona que la está sufriendo, porque es muy probable que aumente su sentimiento de incapacidad y angustia creándole un mayor malestar.

BRINDA APOYO

Tanto social como instrumental, reduciendo los estresores y la angustia percibida por la persona, incrementando su sensación de satisfacción y reduciendo los sentimientos de ansiedad y depresión. ¿De qué modo? Reforzando los avances que va consiguiendo y los esfuerzos realizados. Para ello puedes utilizar alabanzas, elogios y/o felicitaciones. Algunos ejemplos pueden ser “Me alegro mucho de que poco a poco te sientas mejor”, “Eres muy valiente, estás haciendo un gran esfuerzo”, “Valoro que estés intentando encontrar una solución”.  También es útil ofrecer nuestra ayuda sin sobreproteger, para fomentar la autonomía de la persona y sus sentimientos de capacidad. Es normal que cuando vemos sufrir a alguien que queremos, tendamos a intentar aliviar ese sufrimiento a corto plazo de la manera más rápida; sin embargo puede contribuir a mantener el problema a largo plazo. Para brindar apoyo es fundamental emitir los mensajes en primera persona para expresar nuestro propio punto de vista. “Yo creo que esto puede ser de esta manera” “Lo que a mí me parece es…”

OFRECE AYUDA EXTERNA

Es posible que en ocasiones nos encontramos ante situaciones que requieran de atención de profesionales especializados, como los psicólogos. El espacio de la terapia permite disponer de un espacio personal donde poder expresarse y aprender estrategias para gestionar diversas situaciones.

¿Cuándo es necesario pedir ayuda? Cuando percibes que la situación está interfiriendo en su rendimiento cotidiano, por ejemplo en los estudios, el trabajo, las relaciones, el sueño, o cualquier otro aspecto que fuese importante en la vida de la persona. Otro indicador puede ser que la situación se cronifique en el tiempo. También debes tener en cuenta que será importante apoyarse en un especialista en las ocasiones en la que la situación suponga un riesgo para la vida de la persona.

¿Cómo podemos transmitirlo a la persona? En primer lugar, es necesario escoger un momento y un lugar adecuado para proponer la opción de visitar a un psicólogo. Elige un momento en que podáis hablar a solas, donde no os interrumpan, y transmite tu preocupación así como tu percepción de la necesidad de ayuda. También es positivo mostrar tu disposición para encontrar el profesional adecuado. La búsqueda de ayuda profesional puede suponer una fuente de estrés muy grande para la persona que está sufriendo el problema, e implicándonos en esta tarea podemos ofrecer apoyo emocional e instrumental. Existen profesionales en la seguridad social y también podemos buscar un profesional privado a través del Colegio Oficial de Psicólogos. En la Universidad se encuentra la Clínica Universitaria de Psicología donde existen tarifas reducidas para los estudiantes (https://www.ucm.es/clinicadepsicologia)

Por último, queremos transmitiros que es importante tomar conciencia de cómo a nosotros nos afecta la situación, probablemente nos preocupe la persona y estemos nervioso o angustiados, pero debemos intentar no transmitir nuestra angustia a la persona. No debemos angustiarnos tanto o más que la propia persona, pues sólo le crearía más alarma. Cada persona necesita un tiempo determinado, no debemos esperar cambios rápidos, pues de no ser así, nos frustraremos, y esto influirá negativamente en ambos.

Queremos que sepas que si la persona a la que deseas ayudar es estudiante de la Universidad Complutense de Madrid, si lo deseas puedes facilitarle nuestros datos para que pueda contactar con nosotros. Así mismo, si tienes alguna dificultad o no sabes cómo abordar la forma de transmitir tu ayuda hacia alguien estamos disponibles para ti. Recuerda que puedes ponerte en contacto con nosotros a través del email psicall@ucm.es, desde tu cuenta UCM o, si lo prefieres, puedes llamar al teléfono 913945200 a través del cual podemos ofrécete una ayuda de manera más inmediata.