Categoría: Cuídate

CREEMOS QUE PODEMOS DEJAR DE FUMAR CUANDO QUERAMOS PERO… ¿ES REALMENTE ASÍ? Efectos reales y algunos mitos sobre el tabaco:

Hoy en día, hay una variedad de drogas de fácil acceso, como el alcohol y el tabaco, que aunque estén reguladas y controladas mediante leyes y su aceptación social ha ido disminuyendo, siguen estando muy presentes dentro de la sociedad. ¿Sabemos realmente qué provoca el consumo de tabaco? ¿Son nuestras creencias sobre sus efectos y nuestro control sobre él realmente ciertas? Te planteamos una actividad para responder a estas preguntas. ¿Te atreves?

El tabaco es una de las mayores amenazas para la salud pública que ha tenido que afrontar el mundo. Esta droga, mata a más de 7 millones de personas al año (OMS, 2017), de las cuales más de 6 millones son consumidores directos y alrededor de 890.000 son fumadores pasivos.

Hay más de 7.000 sustancias químicas en el humo de los productos de tabaco. De éstas, la nicotina es el principal componente adictivo del tabaco (NIDA, 2011).

Inmediatamente después de la exposición a la nicotina, la persona recibe el estímulo causado por la acción de la droga sobre las glándulas suprarrenales. Esto genera una descarga de adrenalina, la cual estimula al cuerpo y causa un aumento en la presión arterial, la respiración y la frecuencia cardiaca.

A continuación, planteamos una serie de preguntas que nos gustaría que pensaras y contestaras antes de continuar leyendo.

  1. ¿Piensas que fumar un cigarrillo alivia y reduce el estrés?
  2. ¿Crees que los cigarrillos con cantidades bajas de nicotina no son perjudiciales?
  3. ¿Consideras que podrías dejar de fumar cuando quisieras?, o por el contrario, ¿crees que es casi imposible dejar de fumar?
  4. ¿Se engorda como parte del proceso de dejar de fumar?

Si tus respuestas a las preguntas anteriores han sido “Sí”, entonces sigue leyendo.

De acuerdo con el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, respondemos a las preguntas y desmentimos algunos de los mitos más populares sobre el tabaco:

  • El tabaco es un estimulante. Se percibe un efecto de “alivio” pero esta es más una sensación que un efecto real, pues al fumar el cigarro se suprimen los síntomas de abstinencia producidos por la falta de nicotina en el cerebro.
  • Aunque los cigarros con cantidades bajas de nicotina son menos nocivos, se suelen fumar en mayor número para conseguir el mismo efecto que se conseguiría con los cigarros normales, por lo que acabaríamos teniendo unos niveles de concentración de nicotina en sangre similares.
  • A diferencia de lo que algunas personas pueden pensar, la dependencia del tabaco es difícil de superar aun cuando el fumador se encuentra motivado para hacerlo. Su dificultad tiene mucho que ver con las claves contextuales a las que lo asociamos (por ejemplo, fumar con amigos, de fiesta, tomando un café, después de comer) y su buena integración a nivel social, al contrario de lo que ocurre con otros tipos de drogas. Además, no hay que olvidar los efectos que tienen la dependencia y el síndrome de abstinencia (ansiedad, irritabilidad, dificultad de concentración,…) en la motivación para dejar el tabaco. A pesar de las dificultades que supone, dejar de fumar es posible y existen una variedad de tratamientos farmacológicos y psicológicos que nos pueden facilitar este proceso.
  • El aumento de peso es utilizado de manera muy frecuente como justificación para no dejar de fumar. Es cierto que fumar conlleva un gasto calórico por sí mismo, y tras el abandono del tabaco puede producirse aumento de peso. La ansiedad por el síndrome de abstinencia, el “picoteo” entre horas y la mejora del gusto y olfato al dejar de fumar contribuyen al aumento de peso, pero esto no tiene por qué suceder. Una alimentación adecuada y ejercicio moderado, junto con apoyo y orientación psicológica pueden ayudar a evitar el incremento de peso.

Si quieres consultar más información puedes hacerlo a través del siguiente enlace:

http://www.pnsd.msssi.gob.es/ciudadanos/informacion/tabaco/home.htm

Si te planteas dejar de fumar pero tienes dudas, o tienes reacciones de ansiedad y/o depresión ligadas a la dificultad para dejar el tabaco, desde PsiCall UCM queremos recordarte que estamos a tu disposición.

¡Dejar de fumar es posible!

Cuenta con Psicall

 

¿PROPÓSITOS PARA EL AÑO NUEVO? 2018 PUEDE SER TU AÑO

Llega la Navidad y con ella ese momento en el que todo el mundo gira la cabeza para ver el año que hemos pasado; lo evaluamos y pensamos qué nos gustaría haber cambiado, qué momentos han sido buenos y cuáles no tanto. En ese instante, decidimos mirar hacia el nuevo año que está ahora ante nosotros y al cual nos tenemos que enfrentar. Solemos pensar en cómo queremos que sea este nuevo inicio y comenzamos a hacer toda una lista de propósitos para ponerlos en marcha el 1 de Enero. Algunos tendrán que ver con la salud, otros con las relaciones personales, el trabajo o el dinero; pero en definitiva, son propósitos que implican cambios, metas e ideales que nos gustaría conseguir para mejorar nuestro día a día.

Independientemente de cuales sean nuestros propósitos para el nuevo año, puede que con el paso de los días, de las semanas, de los meses, vayamos perdiendo motivación, teniendo poco tiempo, olvidándonos de ellos, poniendo excusas… ¿Te ha pasado?

Algunos de los motivos por los que no conseguimos nuestros objetivos tienes que ver con que sean poco realistas, nos hayamos marcado muchos a la vez o no tengamos una buena organización planeada para llevarlos a cabo.

¿Te gustaría que este año fuese diferente y poder cumplir esos propósitos con éxito?

Empezaremos definiendo el propósito. Este paso es el más importante: Lo primero de todo, reflexiona sobre cuáles son los objetivos que quieres marcarte, qué te gustaría mejorar, cambiar, a qué estarías dispuesto a dedicar tu tiempo este nuevo año y qué estás dispuesto a hacer para conseguirlo. Ahora define y delimita esos objetivos; ten en cuenta que deben ser realistas, alcanzables y concretos; pero lo más importante es que sepas por qué has elegido esos objetivos y que sean importantes para ti, no para los demás.

¿Los tienes? Pues aquí van algunos consejos para ayudarte a cumplirlos:

  • Motívate: La motivación va a ser tu aliada en todo el proceso, es nuestro motor para empezar, continuar y terminar cualquier actividad.

Trucos para mantenerla:

  • Visualízate cumpliendo esos objetivos, cómo te sentirás cuando hayas acabado.
  • Haz una lista con las cosas buenas que te aportará el cumplir cada uno de tus objetivos.

No obstante, puede haber momentos en los que esa motivación disminuya; es normal. La motivación no es lineal y tampoco se presenta siempre con la misma intensidad, tiene fluctuaciones. No abandones el objetivo, sólo porque algunos días te sientas menos motivado.

  • Plan de acción: para poder alcanzar nuestros objetivos finales, tenemos que dividirlos en metas más manejables, y concretar el tiempo que vamos a dedicar a la semana y dónde lo vamos a realizar.

Trucos para un buen plan de acción:

  • Plan 12/3/1: planea estos 12 meses de forma general, especifica un poco más en los próximos 3 meses y organiza concretamente el próximo mes.
  • Hazte un horario cada semana
  • Autorecompénsate: es muy importante para mantener la motivación, que nos premiemos por los esfuerzos realizados y los pasos dados. No olvides ser consciente de todos los esfuerzos que estás realizando, ya que es una forma de alimentar nuestra autoestima.
  • Tolera la frustración: es probable que durante ese proceso nos tengamos que enfrentar a obstáculos, que nos harán dudar o incluso abandonar nuestros objetivos; pero ten en cuenta que estos obstáculos son parte del camino y que te aportan experiencia y nuevos retos que afrontar.

Pero en definitiva, DISFRUTA DEL PROCESO, si has elegido esos propósitos es porque son buenos para ti; céntrate en los aspectos positivos que obtienes al andar poco a poco, ese camino hacia ellos. Si somos capaces de conseguirlo, será más probable que vayamos cumpliendo las  metas, y sobretodo, que nos haga sentir bien el propio camino hacia cumplir nuestros objetivos.

 

¿Qué es una relación sana y cómo puedo conseguirla?

Una relación de pareja es la unión de dos personas que buscan acompañarse en un proyecto común. Las relaciones de pareja son una parte muy importante de nuestra vida que impregna otros ámbitos relevantes para nosotros.

Los dos miembros en una relación son personas distintas, tienen su propia personalidad y han tenido diferentes experiencias en la vida. El objetivo está en que, aún con estas diferencias, la relación se enfoque en  lograr bienestar para ambos.

Una relación sana es aquella en la cual los miembros pueden permitirse desarrollarse en los distintos ámbitos de la vida según sus preferencias sin recibir interferencia de control por parte del otro.

Desde PsiCall proponemos algunos aspectos de nuestras relaciones que debemos cuidar para mantener una relación de pareja saludable.

 

¡La comunicación es muy importante!

 

La comunicación en la pareja es fundamental para compartir ideas, negociar planes y expresar al otro nuestros sentimientos y necesidades. En ocasiones, algunos temas pueden llevarnos a desacuerdos con nuestra pareja, en cuyo caso la manera en que gestionamos cómo nos comunicamos cuando no estamos de acuerdo también determinará la calidad de nuestra relación. En estos momentos de “discusión” hay algunos puntos que nos ayudarán a entendernos mejor:

 

  • No asumir que nuestra pareja puede y debe adivinar lo que nos ocurre.
  • Escuchar a la otra persona y valorar sus opiniones, usar la empatía
  • Hablar temas importantes en los momentos más adecuados.
  • No dar la razón si no se está de acuerdo.
  • No se trata de “ganar o perder”.
  • Hablar de hechos concretos y evitar generalidades como decir “tú siempre haces esto con todo”, estas generalidades (nunca, todo…) no dejan lugar a opciones.

 

Solucionar problemas juntos

 

A menudo escuchamos ideas como que “el amor todo lo puede, si nos queremos de verdad nada puede salir mal”. Sin embargo, esto es un mito y la realidad es que es muy normal encontrarnos con conflictos y problemas que tenemos que superar junto a la otra persona. El primer paso consiste en definir adecuadamente el problema para tener los dos claro qué es lo que buscamos solucionar. A partir de ello, se enumeran los pasos a dar hacia el objetivo. Es bueno tener en cuenta que el objetivo no es el acuerdo total, sino negociar cómo están los dos satisfechos. En el proceso se debe mantener flexibilidad junto a unas expectativas realistas. Es importante asumir una responsabilidad adecuada de cada uno de los miembros mientras se enfrentan los obstáculos en equipo.

 

¿Cómo vivimos nuestro día a día?

 

En general, compartimos con nuestra pareja tiempo y actividades. Es común escuchar mitos como “cuando tengo una relación debería hacerlo todo junto a mi pareja”, pero es importante saber que es necesario realizar actividades tanto en conjunto como por separado. Por un lado buscaremos mantener en práctica intereses personales incluyendo una activa red social. Por otro lado, es imprescindible compartir tiempo de calidad con la pareja, poniendo en práctica el respeto, la sinceridad y la confianza en todo momento.

 

La importancia de la reciprocidad

 

En las relaciones simétricas no existe desigualdad entre las partes. Para esto es necesario hacer explícito el compromiso de ambos, expresando las necesidades sin temor. Es decir, en las parejas simétricas ambos pueden decir lo que necesitan debido a que las opiniones de los dos son igual de importantes. Esto hace que ambos valoren la relación y por tanto permanecen en ella porque quieren. Debe establecerse respeto hacia el otro en todas las áreas de la vida, incluso en el área sexual, en la que ambos deben compartir el placer.

Yo no soy celos@, pero…

¿Conoces a alguien celoso? ¿Qué hay en la mente de alguien celoso/a? A continuación pondremos “los celos al descubierto” y te mostraremos algunas soluciones prácticas.

J.L Borges decía que estás enamorado cuando te das cuenta de que la otra persona es única. Una relación es una unión entre dos personas que pretenden formar y desarrollar un proyecto común. Con el paso del tiempo comienzas a conocer a tu pareja de una manera más profunda, mostrándose tanto las fortalezas como las debilidades de ambas partes.  No es extraño que en este punto puedan surgir crisis y aparezcan elementos de la relación que no siempre te hagan sentir bien.

Uno de los problemas más frecuentes en este punto al que nos referimos son LOS CELOS. Pero… ¿Qué son los celos? ¿Alguna vez te has parado a pensar en ellos?

Los celos se consideran una emoción desagradable que aparece ante el miedo de perder a tu pareja, lo que puede producir desconfianza y malestar en la relación. Pueden aparecer con mayor o menor intensidad junto con otras emociones, como miedo, tristeza, frustración, rabia, etc. Cuando los celos se presentan con una intensidad alta generan problemas en la pareja, lo que puede desembocar en situaciones en las que, quien los padece, pueda realizar comportamientos desesperados para asegurar la permanencia de la pareja.

Si alguna vez has experimentado celos, sabrás que es una sensación que te predispone a sentirte más ansioso y  minusvalorado. Sin embargo, esta emoción y todo lo que conlleva, cuando se experimenta de forma intensa y descontrolada no solo afecta a la persona que la sufre, sino también puede generar dolor y sufrimiento en la otra parte de la pareja. Es en estos casos cuando, en vez de preservarse la relación, ésta puede peligrar con facilidad debido  precisamente a los celos. Como consecuencia, pueden aparecer comportamientos orientados a controlar las relaciones sociales de la persona amada, revisar su teléfono móvil sin consentimiento,  criticar su forma de vestir por miedo a que despierte pasiones allá donde vaya o vigilar su actividad en las redes sociales. Por ello, si alguna vez te has sentido identificado con algunas de estas situaciones, es importante que repares en las razones que te llevan a sentirte de ese modo y comiences a establecer con tu pareja una relación basada en la comunicación, confianza y respeto.

Por otro lado, si alguna vez has identificado que tu pareja realiza alguno de los comportamientos que mencionamos en este artículo, es posible que los celos hayan comenzado a invadirla peligrosamente. En esta situación puede ser especialmente importante iniciar un diálogo con ella para reducir su incertidumbre y comenzar a establecer límites a los comportamientos que no estamos dispuestos a tolerar. Una vez establecidos, es aconsejable mantenerse firmes si deseamos poner fin a esta tóxica dinámica de pareja, ya que en muchas ocasiones comienza de forma gradual, pudiendo aparecer progresivamente con mayor frecuencia.

Recuerda que en los momentos difíciles que atraviese tu relación, puede ser de utilidad que te apoyes en amistades y personas de confianza. Además, la UCM cuenta con la Unidad de Igualdad, que podrá prestarte orientación en caso necesario.  desde PsiCall UCM queremos recordarte que estamos a tu disposición si te sientes identificado o conoces a alguien que está atravesando una situación similar. Si quieres saber más acerca de nosotros puedes informarte haciendo click aquí .

Porque todos tenemos la posibilidad de amar y ser amados de una forma sana.

¡Cuenta con PsiCall!