Categoría: Cuídate

¿Qué es una relación sana y cómo puedo conseguirla?

Una relación de pareja es la unión de dos personas que buscan acompañarse en un proyecto común. Las relaciones de pareja son una parte muy importante de nuestra vida que impregna otros ámbitos relevantes para nosotros.

Los dos miembros en una relación son personas distintas, tienen su propia personalidad y han tenido diferentes experiencias en la vida. El objetivo está en que, aún con estas diferencias, la relación se enfoque en  lograr bienestar para ambos.

Una relación sana es aquella en la cual los miembros pueden permitirse desarrollarse en los distintos ámbitos de la vida según sus preferencias sin recibir interferencia de control por parte del otro.

Desde PsiCall proponemos algunos aspectos de nuestras relaciones que debemos cuidar para mantener una relación de pareja saludable.

 

¡La comunicación es muy importante!

 

La comunicación en la pareja es fundamental para compartir ideas, negociar planes y expresar al otro nuestros sentimientos y necesidades. En ocasiones, algunos temas pueden llevarnos a desacuerdos con nuestra pareja, en cuyo caso la manera en que gestionamos cómo nos comunicamos cuando no estamos de acuerdo también determinará la calidad de nuestra relación. En estos momentos de “discusión” hay algunos puntos que nos ayudarán a entendernos mejor:

  • No asumir que nuestra pareja puede y debe adivinar lo que nos ocurre.
  • Escuchar a la otra persona y valorar sus opiniones, usar la empatía
  • Hablar temas importantes en los momentos más adecuados.
  • No dar la razón si no se está de acuerdo.
  • No se trata de “ganar o perder”.
  • Hablar de hechos concretos y evitar generalidades como decir “tú siempre haces esto con todo”, estas generalidades (nunca, todo…) no dejan lugar a opciones.

Solucionar problemas juntos

 

A menudo escuchamos ideas como que “el amor todo lo puede, si nos queremos de verdad nada puede salir mal”. Sin embargo, esto es un mito y la realidad es que es muy normal encontrarnos con conflictos y problemas que tenemos que superar junto a la otra persona. El primer paso consiste en definir adecuadamente el problema para tener los dos claro qué es lo que buscamos solucionar. A partir de ello, se enumeran los pasos a dar hacia el objetivo. Es bueno tener en cuenta que el objetivo no es el acuerdo total, sino negociar cómo están los dos satisfechos. En el proceso se debe mantener flexibilidad junto a unas expectativas realistas. Es importante asumir una responsabilidad adecuada de cada uno de los miembros mientras se enfrentan los obstáculos en equipo.

¿Cómo vivimos nuestro día a día?

 

En general, compartimos con nuestra pareja tiempo y actividades. Es común escuchar mitos como “cuando tengo una relación debería hacerlo todo junto a mi pareja”, pero es importante saber que es necesario realizar actividades tanto en conjunto como por separado. Por un lado buscaremos mantener en práctica intereses personales incluyendo una activa red social. Por otro lado, es imprescindible compartir tiempo de calidad con la pareja, poniendo en práctica el respeto, la sinceridad y la confianza en todo momento.

La importancia de la reciprocidad

 

En las relaciones simétricas no existe desigualdad entre las partes. Para esto es necesario hacer explícito el compromiso de ambos, expresando las necesidades sin temor. Es decir, en las parejas simétricas ambos pueden decir lo que necesitan debido a que las opiniones de los dos son igual de importantes. Esto hace que ambos valoren la relación y por tanto permanecen en ella porque quieren. Debe establecerse respeto hacia el otro en todas las áreas de la vida, incluso en el área sexual, en la que ambos deben compartir el placer.

Yo no soy celos@, pero…

¿Conoces a alguien celoso? ¿Qué hay en la mente de alguien celoso/a? A continuación pondremos “los celos al descubierto” y te mostraremos algunas soluciones prácticas.

J.L Borges decía que estás enamorado cuando te das cuenta de que la otra persona es única. Una relación es una unión entre dos personas que pretenden formar y desarrollar un proyecto común. Con el paso del tiempo comienzas a conocer a tu pareja de una manera más profunda, mostrándose tanto las fortalezas como las debilidades de ambas partes.  No es extraño que en este punto puedan surgir crisis y aparezcan elementos de la relación que no siempre te hagan sentir bien.

Uno de los problemas más frecuentes en este punto al que nos referimos son LOS CELOS. Pero… ¿Qué son los celos? ¿Alguna vez te has parado a pensar en ellos?

Los celos se consideran una emoción desagradable que aparece ante el miedo de perder a tu pareja, lo que puede producir desconfianza y malestar en la relación. Pueden aparecer con mayor o menor intensidad junto con otras emociones, como miedo, tristeza, frustración, rabia, etc. Cuando los celos se presentan con una intensidad alta generan problemas en la pareja, lo que puede desembocar en situaciones en las que, quien los padece, pueda realizar comportamientos desesperados para asegurar la permanencia de la pareja.

Si alguna vez has experimentado celos, sabrás que es una sensación que te predispone a sentirte más ansioso y  minusvalorado. Sin embargo, esta emoción y todo lo que conlleva, cuando se experimenta de forma intensa y descontrolada no solo afecta a la persona que la sufre, sino también puede generar dolor y sufrimiento en la otra parte de la pareja. Es en estos casos cuando, en vez de preservarse la relación, ésta puede peligrar con facilidad debido  precisamente a los celos. Como consecuencia, pueden aparecer comportamientos orientados a controlar las relaciones sociales de la persona amada, revisar su teléfono móvil sin consentimiento,  criticar su forma de vestir por miedo a que despierte pasiones allá donde vaya o vigilar su actividad en las redes sociales. Por ello, si alguna vez te has sentido identificado con algunas de estas situaciones, es importante que repares en las razones que te llevan a sentirte de ese modo y comiences a establecer con tu pareja una relación basada en la comunicación, confianza y respeto.

Por otro lado, si alguna vez has identificado que tu pareja realiza alguno de los comportamientos que mencionamos en este artículo, es posible que los celos hayan comenzado a invadirla peligrosamente. En esta situación puede ser especialmente importante iniciar un diálogo con ella para reducir su incertidumbre y comenzar a establecer límites a los comportamientos que no estamos dispuestos a tolerar. Una vez establecidos, es aconsejable mantenerse firmes si deseamos poner fin a esta tóxica dinámica de pareja, ya que en muchas ocasiones comienza de forma gradual, pudiendo aparecer progresivamente con mayor frecuencia.

Recuerda que en los momentos difíciles que atraviese tu relación, puede ser de utilidad que te apoyes en amistades y personas de confianza. Además, la UCM cuenta con la Unidad de Igualdad, que podrá prestarte orientación en caso necesario.  desde PsiCall UCM queremos recordarte que estamos a tu disposición si te sientes identificado o conoces a alguien que está atravesando una situación similar. Si quieres saber más acerca de nosotros puedes informarte haciendo click aquí .

Porque todos tenemos la posibilidad de amar y ser amados de una forma sana.

¡Cuenta con PsiCall!