BLOG

CREEMOS QUE PODEMOS DEJAR DE FUMAR CUANDO QUERAMOS PERO… ¿ES REALMENTE ASÍ? Efectos reales y algunos mitos sobre el tabaco:

Hoy en día, hay una variedad de drogas de fácil acceso, como el alcohol y el tabaco, que aunque estén reguladas y controladas mediante leyes y su aceptación social ha ido disminuyendo, siguen estando muy presentes dentro de la sociedad. ¿Sabemos realmente qué provoca el consumo de tabaco? ¿Son nuestras creencias sobre sus efectos y nuestro control sobre él realmente ciertas? Te planteamos una actividad para responder a estas preguntas. ¿Te atreves?

El tabaco es una de las mayores amenazas para la salud pública que ha tenido que afrontar el mundo. Esta droga, mata a más de 7 millones de personas al año (OMS, 2017), de las cuales más de 6 millones son consumidores directos y alrededor de 890.000 son fumadores pasivos.

Hay más de 7.000 sustancias químicas en el humo de los productos de tabaco. De éstas, la nicotina es el principal componente adictivo del tabaco (NIDA, 2011).

Inmediatamente después de la exposición a la nicotina, la persona recibe el estímulo causado por la acción de la droga sobre las glándulas suprarrenales. Esto genera una descarga de adrenalina, la cual estimula al cuerpo y causa un aumento en la presión arterial, la respiración y la frecuencia cardiaca.

A continuación, planteamos una serie de preguntas que nos gustaría que pensaras y contestaras antes de continuar leyendo.

  1. ¿Piensas que fumar un cigarrillo alivia y reduce el estrés?
  2. ¿Crees que los cigarrillos con cantidades bajas de nicotina no son perjudiciales?
  3. ¿Consideras que podrías dejar de fumar cuando quisieras?, o por el contrario, ¿crees que es casi imposible dejar de fumar?
  4. ¿Se engorda como parte del proceso de dejar de fumar?

Si tus respuestas a las preguntas anteriores han sido “Sí”, entonces sigue leyendo.

De acuerdo con el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, respondemos a las preguntas y desmentimos algunos de los mitos más populares sobre el tabaco:

  • El tabaco es un estimulante. Se percibe un efecto de “alivio” pero esta es más una sensación que un efecto real, pues al fumar el cigarro se suprimen los síntomas de abstinencia producidos por la falta de nicotina en el cerebro.
  • Aunque los cigarros con cantidades bajas de nicotina son menos nocivos, se suelen fumar en mayor número para conseguir el mismo efecto que se conseguiría con los cigarros normales, por lo que acabaríamos teniendo unos niveles de concentración de nicotina en sangre similares.
  • A diferencia de lo que algunas personas pueden pensar, la dependencia del tabaco es difícil de superar aun cuando el fumador se encuentra motivado para hacerlo. Su dificultad tiene mucho que ver con las claves contextuales a las que lo asociamos (por ejemplo, fumar con amigos, de fiesta, tomando un café, después de comer) y su buena integración a nivel social, al contrario de lo que ocurre con otros tipos de drogas. Además, no hay que olvidar los efectos que tienen la dependencia y el síndrome de abstinencia (ansiedad, irritabilidad, dificultad de concentración,…) en la motivación para dejar el tabaco. A pesar de las dificultades que supone, dejar de fumar es posible y existen una variedad de tratamientos farmacológicos y psicológicos que nos pueden facilitar este proceso.
  • El aumento de peso es utilizado de manera muy frecuente como justificación para no dejar de fumar. Es cierto que fumar conlleva un gasto calórico por sí mismo, y tras el abandono del tabaco puede producirse aumento de peso. La ansiedad por el síndrome de abstinencia, el “picoteo” entre horas y la mejora del gusto y olfato al dejar de fumar contribuyen al aumento de peso, pero esto no tiene por qué suceder. Una alimentación adecuada y ejercicio moderado, junto con apoyo y orientación psicológica pueden ayudar a evitar el incremento de peso.

Si quieres consultar más información puedes hacerlo a través del siguiente enlace:

http://www.pnsd.msssi.gob.es/ciudadanos/informacion/tabaco/home.htm

Si te planteas dejar de fumar pero tienes dudas, o tienes reacciones de ansiedad y/o depresión ligadas a la dificultad para dejar el tabaco, desde PsiCall UCM queremos recordarte que estamos a tu disposición.

¡Dejar de fumar es posible!

Cuenta con Psicall